CAUSA – EFECTO

Masaje-ayurveda-619x359

“Lo que comemos (causa)  tiene un efecto en nuestro organismo, que es lo que se conoce como ley del Karma.

Karma en sánscrito significa “acción”. Esta ley establece que para todo efecto debe haber una causa, algo debe poner en marcha la fuerza que crea el efecto final. En este contexto, karma es una fuerza física que crea nuestra experiencia en el mundo.

La ley del karma nos ofrece un control individual sobre el resultado de nuestras vidas. Todos los seres humanos tenemos la oportunidad de tomar acciones nuevas y mejorar nuestra situación.

Las acciones que nacen de la necesidad de satisfacer al ego generan karma, esta información se almacena en nuestra consciencia individual, impidiendo la autorrealización.

Por el contrario, las acciones que nacen del alma están libres de karma.

Nuestro mundo es el reflejo de nuestra conciencia, la experiencia de cada uno está determinada por nuestras acciones.

Si aplicamos esto a nuestras acciones habituales de alimentación, existen factores determinantes a la hora que surjan los efectos, los que se verán reflejados luego en nuestra salud: la fuente (de origen vegetal o animal), el proceso (cómo es preparado el alimento para su consumo), la forma como obtenemos los alimentos (a través de la violencia, muerte o a través del amor, respeto), la forma como preparamos los alimentos (cómo preparamos el alimento para que el cuerpo lo ingiera), la forma como comemos nuestra comida (con sentimientos de ira o maldad, de amor o devoción por el cuerpo. En un ambiente tranquilo o en uno ajetreado).

Podemos revertir esta situación al tomar conciencia de nuestras acciones, al decidir de acuerdo a lo que tendrá un beneficio para nosotros y al descartar aquello que nos podría causar sufrimiento.

Un ser humano comete un “crimen intelectual” cuando tiene conocimiento de que su dieta no es saludable y que lo puede llevar al sobrepeso y, con ello, a varias otras enfermedades, pero aún así no cambia de hábitos.

Alimentarnos de acuerdo a los que es sabroso o menos sabroso claramente satisface nuestro sentido del gusto y, por ende, a nuestro ego.

En cambio, si nuestra dieta se basa en alimentos que tienen como fin nutrir el cuerpo con todo lo que necesita para su óptimo funcionamiento (físico, mental y espiritual), cumplimos con una labor de servicio al cuerpo y que está libre de karma.

Desde el punto de vista espiritual, se explica que el animal capta el momento en que está siendo asesinado, y quién lo mata asi como quién lo consume, recibe una perturbación energética que le genera violencia, agresividad, ansiedad, y un karma residual muy duro.”

EXTRACTO DE HOLODIETA, LIBRO DE GISELA PITURA NUTRICIONISTA HOLISTICA.

MP 1219

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s