Alimentación Yoguica

Gisela Pitura, Nutricionista Holística Naturista estuvo presente en la celebración del día Internacional del Yoga. Para los que no pudieron asistir les compartimos parte de la charla que compartimos.

Para la práctica de Yoga es esencial prestar atención a nuestra dieta. Los alimentos afectan no sólo nuestro organismo, sino también nuestros niveles de energía mental.
En primer lugar es importante destacar que toda dieta equilibrada debe contemplar el consumo de:

• Proteínas vegetales (legumbres de todo tipo y color)
• Vegetales crudos y cocidos
• Frutas frescas y secas
• Cereales
• Semillas
La buena masticación y la moderación en tus raciones son otro aspecto clave a tener en cuenta si tu objetivo es lograr un cuerpo libre de enfermedad, una mente clara, incrementar tus niveles de energía vital y profundizar en tu experiencia espiritual.
La dieta del practicante de yoga es balanceada, sana e incluye todos los nutrientes en la proporción adecuada-

El permitirse consumir alimentos no sanos vuelve al cuerpo perezoso y opacan la mente.
Muchas enfermedades ocurren debido al consumo de alimentos inapropiados en el momento incorrecto.
Reglas de cocción relacionadas con el Prana
Es conveniente
Consumir los alimentos dentro de los 3-4 hrs después de su cocción y no cocinarlos en exceso.

Escuchar cintas con conocimiento o cánticos durante la cocina (esto resalta el prana de los alimentos)

Ofrecer la comida a Dios antes de comer y ser agradecido (el estar agradecido nos trae saciedad)

No es conveniente cocinar o comer si estás enojado (el estado negativo de la mente interfiere con el prana de los alimentos)

Nota:
El prana es la fuerza universal de vida. Es un aspecto esencial del Yoga. Es la energía vital que necesitan las dimensiones físicas y sutiles de tu existencia.

• El alimento es una necesidad básica de donde obtenemos energía para el cuerpo y la mente, para mantenernos y para crecer. Sin embargo, hay una tendencia entre nosotros a descuidar nuestra salud y dejarnos llevar por nuestro paladar. Para una digestión correcta el consejo de los Upanishds es dejar ¼ del estómago libre. El cuerpo humano esta biológicamente diseñado hacia una dieta vegetariana balanceada.
• La carne tarde entre 36 y 72 hrs para ser digerida, mientras que la comida vegetariana tarda entre 3 y 6 hrs.
• Existe evidencia que señala que entre aquellos que llevan una dieta basada en la carne existe mayor riesgo de contraer problemas cardíacos, cáncer de colon, apendicitis, diabetes, y problemas sculares y en las articulaciones.
• Para los buscadores espirituales sinceros es esencial ser vegetariano. La alimentación constituye la llave para la buena salud, y la práctica de Yoga influencia la elección de los alimentos.

Lic. Gisela Pitura

Matricula 1219

www.nutricionistagiselapitura.com

Cuidarse desde adentro. Limpieza del colon.

Si hay algo que he aprendido es que el cuerpo y la mente necesitan estar en equilibrio para lograr un bienestar general, desde el momento en que ésta balanza no está compensada, nos exponemos a que tarde o temprano salte alguna alarma.

Hoy quiero hablarles sobre la salud intestinal.

He leído varios libros a cerca de la salud intestinal y del colon, pero hay dos que me parecen muy completos:

—————-

“La salud del colon” de N.W.Walker.

La_salud_del_colon_001

Sin duda éste doctor es la prueba evidente de la eficacia de su método, ya que murió a los 103 años después de gozar de una perfecta salud durante su larga vida.
N.W. Walker insiste en la importancia de mantener nuestro colon limpio y sano, ya que es la parte de nuestro sistema digestivo donde se concentran desechos y toxinas que si no son eliminados correctamente, pueden afectar a órganos, células y glándulas de todo el cuerpo provocando diferentes enfermedades.

A parte de éste, Walker escribió varios libros sobre nutrición, el poder curativo de zumos vegetales, la dieta vegetariana, control natural de peso…

Otro libro que quiero recomendarles es:

“Salud intestinal: la clave para estar en forma” de Varda Fiszbein.

Salud_intestinal_001

La autora explica como a lo largo de la historia, diferentes culturas han practicado la limpieza de los intestinos como regla básica de la salud. Es un libro muy práctico donde detalla los efectos más notables de esta limpieza y explica diversas técnicas de cómo llevarla a cabo.

La limpieza del colon y los intestinos ha sido utilizada desde la antigüedad para tratar enfermedades y mejorar la salud.

3-550x175

No les contaría todo esto si no lo hubiese experimentado por mi misma, la limpieza del colon se ha convertido para mi en una parte fundamental de mi ritual de cuidados.
Donde más evidente ha sido el resultado de estas limpiezas ha sido en la inflamación y en mi piel.

Les vuelvo a dejar la web de Hidroterapias Colónicas si estan interesados en conocer más o buscar un terapeuta en su zona: www.asociacionterapiascolonicas.com

Los expertos recomiendan hacer una limpieza anual y el número de sesiones dependerá de la persona.

Por más información llamanos al 0342 4121144 o escribinos a nuestros facebook:

PANCHAKARMA – CENTRO HOLISTICO AYURVEDICO

NUTRICIONISTA GISELA PITURA

 

El contenido de este blog es informativo y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional de la salud, por lo que la forma en que sea usada ésta información queda bajo su entera responsabilidad. Usted no debería usar la información de este sitio con fines de diagnóstico o tratamiento de cualquier problema de salud o como sustituto de algún tratamiento prescrito por su médico, nutricionista o cualquier otro profesional de la salud. Cada persona es única y la forma en que responde a algún tratamiento o programa es completamente diferente a cualquier otra persona, incluso en condiciones muy similares. Este sitio desea informar y difundir temas de interés general en relación a la alimentación y el peso, y manejo de emociones.

 

 

 

 

 

 

Cuidar nuestro intestino para sanar.

intestino-de-lado

Asma, artritis, formas de autismo, obesidad, déficit atencional, alergias, cáncer del colon, diabetes, dermatitis. Las enfermedades de hoy podrían tener la misma causa: un desbalance de las bacterias intestinales que se produce, mayormente, por lo que comemos. La pregunta es: ¿Tan radical es la alimentación en la salud? Y aquí hay que reflexionar sobre el precio que está pagando la sociedad moderna por el confort de lo inmediato.

La mayoría de las enfermedades tienen un componente inmunológico e inflamatorio y muchas parten en el mismo lugar: el intestino.

Este órgano es muy importante para la salud humana porque ahí está alojado el 70% de las células inmunes del cuerpo. Y estas células, que son las encargadas de que el cuerpo reaccione y responda al medio ambiente, se comunican directamente con las bacterias, o macrobiota, que están alojadas en el intestino. Estas bacterias son de suma importancia, y hay que cuidarlas para que puedan comunicarse de manera sana con el sistema inmune.
Estas bacterias se pueden cuidar sobre todo a través de la alimentación. Primero, evitando el exceso de azúcar refinado, que está presente en la gran mayoría de productos procesados con otros nombres, como el jarabe de maíz, por ejemplo. Hay que pensar que el azúcar no refinado se compone de seis moléculas, mientras que la blanca solo de una. Eso implica un cambio brutal en la composición del alimento que termina por dañar la salud.

 

¿Por qué el azúcar refinado es tan dañino?
Entre otras cosas, porque es el principal alimento de un hongo que se puede establecer en el intestino, llamado cándida. Este hongo o levadura puede multiplicarse y terminar colonizándolo y, con ello, generar un desbalance serio en la macrobiota, con síntomas muy inespecíficos que no siempre responden a un solo diagnóstico: desde la falta de ánimo y de energía, hasta dolores musculares que la gente no se explica. La falta de equilibrio en la macrobiota es de tal importancia, que puede terminar causando obesidad, asma, artritis, déficit atencional, alergia. Incluso formas de autismo o cáncer del colon.

En mi vida profesional me ha tocado ver enfermedades autoinmunes como lupus, causada por sacarina, trastornos autísticos por colorantes artificiales, cuadros de fatiga crónica por uso prolongado de antibióticos, cuadros dermatológicos severos por gluten, entre otras patologías.

Uno pensaría que estas enfermedades son genéticas, pero este tipo de patologías son causadas por una respuesta inmune que tiene que ver con la inflamación, que es gran parte de esta respuesta. Esto quiere decir que hay agentes externos que están entrando al organismo y que están provocando una respuesta inflamatoria. Esos agentes, entre otros, están en los ingredientes que comemos día a día. Porque ya no comemos alimentos, sino ingredientes. Durante estos últimos años y muy marcadamente después de la segunda guerra, la industria alimentaria pasó a ser una verdadera potencia mundial, que representa un porcentaje muy importante de la economía. Allí no solo se produce alimentos. Se crean alimentos, sabores, colores, texturas, se disimulan sabores, etc. Todo esto, como un agregado a un alimento supuestamente natural. Allí entran saborizantes, que imprimen un sabor, estabilizantes, antioxidantes, colorantes, preservantes. Todos son elementos que tienen una estructura química determinada, que diariamente entran a nuestro sistema. ¿Cómo está reaccionando nuestra flora intestinal cuando, a diario, tragamos saborizantes o colorantes? No lo sabemos. Es un campo en activa investigación.
Hay más factores que influyen, pero los preservantes, saborizantes, colorantes son grandes responsables de la causa de estas enfermedades, como también los edulcorantes y aditivos. Todos ellos son agentes extraños que el sistema inmune no reconoce y genera una respuesta inflamatoria, generando una serie de respuestas en cadena. El edulcorante, por ejemplo, engorda más que el azúcar, porque está compuesto por químicos que generan una serie de respuestas metabólicas.

Por ejemplo, en la obesidad lo que sucede es que la inflamación que se produce en el intestino “apaga” una hormona llamada leptina. Y las leptinas te avisan cuando ya estás satisfecho. Si una persona tiene esa señal “apagada”, puede comer y tardarse muchísimo más en sentirse satisfecho. Puede ser muy peligroso. Es hasta cruel ver cómo niños con obesidad son alimentados con bebidas llenas de edulcorante.
El uso de fertilizantes y pesticidas, antibióticos y hormonas en animales, manipulación genética de semillas, etc. pueden tener efectos adversos en la salud del consumidor. Por eso es tan importante comer, en la medida de lo posible, productos orgánicos, de cultivo agroecológico.

Además, está el uso de antibióticos que se recetan en medicina. En una época anterior fueron de mucha ayuda para las enfermedades infecciosas, pero su uso invariablemente barre con esta flora intestinal tan importante.

Una persona con enfermedades de este tipo podría disminuir sus síntomas si cambiara su alimentación por completo.
¿Por qué están aumentando las alergias alimentarias?
Aunque la lactancia es considerada como un factor protector, se ha visto que cada vez más lactantes padecen alergias alimentarias, especialmente a la proteína de leche de vaca, aunque nunca ellos la hayan consumido directamente. La explicación precisamente tiene que ver con el órgano más importante del sistema inmune: el intestino, ya sea del bebé o de la madre. Aquí, cuatro claves para entender el fenómeno.

  1. Tipo de nacimiento:que un niño nazca por parto vaginal o por cesárea, puede marcar la diferencia, por el tipo de bacterias que enfrenta el bebé. Si es por cesárea, el primer contacto es con bacterias cutáneas –por la piel de la madre– y serán ese tipo de bacterias las que colonicen el intestino del bebé. Mientras que si nace por parto vaginal, serán bacterias provenientes de la vía gastrointestinal y reproductiva de la madre.
  2. Uso de antibióticos en el embarazo:el uso de este medicamento, especialmente cuando es para afecciones respiratorias, incide en el desbalance de la flora intestinal de la madre: los antibióticos barren con todo tipo de bacterias, sin diferenciar las buenas o las malas. Por ende, durante la lactancia, ella traspasará proteínas y células que traen información genética de desbalance bacteriano, lo que el intestino del lactante asumirá como propio.
  3. Uso de aditivos en la alimentación:estos desequilibran la flora microbiota intestinal y afectan los mecanismos de tolerancia hacia alimentos.
  4. fenómenos epigenéticos:es decir, que la expresión de un gen se vea alterada por factores ambientales. Eso puede resultar en que el organismo reconozca como peligroso un alimento que no lo es. La tolerancia se desarrolla desde el comienzo de la alimentación y se piensa que incluso desde la vida intrauterina, por eso la alimentación de la madre es tan importante.

 

Intolerancia al trigo: cada vez más frecuente 
El consumo del gluten es un factor importante en una variedad de condiciones, no solo de la enfermedad celíaca clásica, sino también de la intolerancia al gluten que causa bastante malestar. Estas patologías se han hecho cada vez más frecuentes; un aumento que tiene que ver, primero, con que el diagnóstico es menos complejo que antes, ya no se necesita realizar biopsias intestinales, sino solo marcadores en la sangre, pero, además, con otros factores: el trigo frecuentemente tiene modificaciones genéticas y, por otra parte, los cambios sustanciales en el equilibrio de la flora intestinal hacen que sea menos digerible.

Los síntomas de la intolerancia al gluten son exceso de gases, flatulencia, fatiga muscular, dolores articulares, dolores de cabeza, constipación o diarrea, además de cansancio, debilidad muscular, calambres, dolores de cabeza, trastornos cutáneos como eczema y picazón. En la práctica diaria, me encuentro con personas que expresan ser sensibles al gluten por haber mejorado de muchas molestias con una dieta sin gluten. Aunque no se ha confirmado con exámenes de laboratorio, esta afirmación debe ser considerada de gran valor. Especialmente cuando, al reintroducir el gluten, se desencadena una serie de síntomas que habían desaparecido. Al parecer hay otros factores que pueden incidir en esta respuesta al gluten. Uno de ellos podría ser que en la industria del pan se use un exceso de gluten en la elaboración de este, además de harinas enriquecidas. También está el uso de distintas semillas de trigo en esta industria. Muchas semillas, por razones agrícolas, son genéticamente modificadas. Ya no comemos lo que nos da la madre natura y digerir todos estos elementos implica un esfuerzo enorme para el intestino.

www.nutricionistagiselapitura.com