Parto Natural y Respetado. El poder del lenguaje y el pensamiento.

gisela pitura (1).png

El lenguaje que utilizamos cuando estamos embarazadas y el que escuchamos alrededor, incluyendo al de nuestra familia, doctor, amigos puede actuar en nuestra mente y mantenernos en un estado de calma, o al contrario, en un estado de intranquilidad, miedo y estrés..

Un consejo: utiliza las palabras apropiadamente y rodéate de personas que refuercen una visión positiva del embarazo y nacimiento.

Si estás siendo bombardeada por gente que quieren contarte historias terribles sobre su parto que acabo en césarea y violencia diles amorosamente que prefieres esperar a que nazca tu bebé para que te las cuenten .

Pensamiento, vida y palabras positivas son lo que te van a dar calma en la gestación y además la calma tocará cada aspecto de tu vida personal .

Para realmente vivenciar el concepto de un nacimiento natural y saludable usa palabras que resuenen en esa misma vibración de salud-armonía-amor. Por ejemplo, el lenguaje medico llama a las contracciones que no son de trabajo de parto, contracciones de Braxton Hicks. Cuando las sientas, piénsalas como “preparación del útero para que nazca mi bebé” .

Expansión suena mejor que contracción.

Otro tema es la fecha probable de parto, que es en realidad fecha “improbable de parto” (95% de las mujeres dan a luz en una fecha distinta ) así que mejor ni digas ni pienses en un día específico.
Piensa por ejemplo mi bebé nacerá en la segunda mitad de Agosto, o incluso, mi bebé nacerá en el mes de Agosto, mi bebé nacerá cuando se sienta listo!.

El mencionar fechas probables, hace que los familiares y amigos estén constantemente preguntando cuándo nace el bebé; esto puede llevar a la madre a un estado de ansiedad y tensión .

Sería bueno que los médicos y personas que asisten el parto digan “tendrás una sensación en el vientre” en lugar de decir “sentirás dolor con cada contracción”, y que se utilice el término “liberación de membranas” en lugar del tan contundente: “Rompiste fuente”.

Es importante pensar además, en el momento del nacimiento, en términos de “respirar” y “soltar” menos que “pujar”, y en términos de “abrir” y no tanto “dilatar”.

Es más lindo referirse al ser humano que se forma como eso, “bebé en desarrollo” o “bebé que no ha nacido”, en lugar de “feto”, y es más lindo también decir “mamá por primera vez” que “primípara”, o aún peor ¡primípara añosa”… ¿o no?. La lista puede ser bastante larga, habrá que dar una revisada a términos sumamente alarmantes como “placenta vieja o calcificada”. ¿Por qué no nos dicen los obstetras que la placenta está madura pero no por ello insuficiente, o que tiene anormales acumulaciones de calcio?.

En fin, por último me gustaría referir una término importantísimo, que podría ser la gran diferencia para mamás y papás en situaciones de tensión:

El bebé no “sufre complicaciones” y el embarazo no “se complica”. Podemos pensar más claramente para tomar mejores decisiones cuando nos decimos (y el obstetra nos dice) que nuestro hijo o embarazo está pasando por una “circunstancia especial”.

Las cosas como son, dicen, pero en cuestiones de embarazos y bebés, los conceptos pueden ser siempre dos cosas, y puedes elegir cuál de las dos quieres que sea.

#embarazoconsciente

Gisela Pitura

Mamá de Paz, Nutricionista Holística Naturista MAT 1219

Si necesitas ayuda con un programa de alimentación durante el embarazo, ingresando en www.nutricionistagiselapitura.com podrás descargarte el plan de alimentación para esta hermosa etapa!

Cualquier consulta no dudes en escribirme!